Eres el visitante:

Entradas populares

miércoles, 12 de junio de 2013

10 principios básicos de la seguridad personal

10 principios básicos de la seguridad personal por Ana María Salazar 

1.- Información nos da poder…y seguridad  Desde tiempos inmemoriales, tener la información justa en el momento oportuno ha significado poder, y solamente las personas o grupos de personas que se podían permitir financiar ese intercambio de información disfrutaron de ese privilegio. Sin embargo todavía en la actualidad existen entes que desean que permanezcamos en la ignorancia y en la oscuridad. De esa forma careceríamos de poder para tomar decisiones correctas, de criterios válidos para escoger, no creceríamos como individuos y como consecuencia no nos desarrollaríamos como una sociedad informada.  A pesar de ellos y gracias a los avances tecnológicos como el Internet  se ha cerrado la brecha de la desinformación al reducirse drásticamente el tiempo que transcurre entre el surgimiento de la información y su lectura por los usuarios de las redes sociales, permitiendo así alcanzar nuevos niveles de la capacidad individual para estar mejor informados.
La información es poder, poder para escoger, decidir y dirigirnos en la dirección correcta y llevar nuestra vida a su potencial máximo sin que otro logre imponer su criterio en nuestras decisiones. Por falta de información podemos convertirnos en minusválidos intelectuales, pero las herramientas para tener seguridad están a nuestro alcance, es cuestión de querer usarlas. 

2.- Analizar para reaccionar: Una persona necesita estar consciente de donde está ubicada, para ello requiere conocer los hechos que se suceden en su país, en su sociedad y en su entorno. Ahora, la democratización de la información le ofrece la oportunidad de hacer sus propias elecciones. Por supuesto, seguirá necesitando de especialistas en el análisis de la información, estar atentos a los medios de comunicación porque  la información es la base para poder tomar decisiones eficaces.
El estar atentos a la información que se genera cada día en el país nos permitirá analizarla e interpretarla de una manera directa para obtener las ideas relevantes, de las distintas fuentes de información, lo cual nos permite tomar decisiones sin ambigüedades, porque la elección de la una información adecuada nos da la posibilidad de tomar decisiones acordes a nuestras ideas. Así, el ciudadano puede, de manera informada, ajustar sus acciones sin influencia externa. 

3.- Fundamental tener una estrategia de seguridad personal Los métodos que utilizamos para hacer algo se llaman estrategias. Sin embargo no existen estrategias buenas y malas en sí mismas, pero sí estrategias adecuadas o inadecuadas para un contexto determinado. En el caso de la seguridad personal, una estrategia busca proteger y prevenir ataques, reducir al mínimo la cantidad de puntos vulnerables del ciudadano y desarrollar planes de contingencia.
La experiencia de delitos como secuestro exprés o asalto en la vía pública, entre otros, nos lleva primero al análisis de nuestras debilidades y puntos vulnerables y, lo más importante, a crear una estrategia de prevención y defensa para la seguridad personal. Aplicar estrategias supone observar, identificar, concientizar y practicar.  
Los resultados que obtengamos de esa estrategia, o lo rápido que aprendemos dependen en gran medida de saber elegir la estrategia adecuada para cada tarea. Pero cuando las estrategias no se explican cada persona se ve obligada a descubrirlas por su cuenta corriendo el riesgo de que por sí solos y sin necesidad de ayuda, desarrollen estrategias adecuadas.  

4.- Unidos + Seguros Una sociedad que no apoya, ni pide resultados se vuelve  cada vez más vulnerable y permite que los delincuentes sean cada vez más fuertes. El aumento de la inseguridad ha llevado a la ciudadanía a organizarse para hacer frente a esa situación. Esa unidad social permite enfrentar, absorber y recuperarse del impacto de un peligro, por eso el ejercicio de la ciudadanía es un requisito clave para la convivencia democrática y mejorar las políticas públicas.  
Sólo unida la sociedad puede reclamar su derecho a recibir seguridad, porque de lo contrario continuará siendo víctima de la inseguridad y no podrá la cultura de la participación social, ni moverá a su favor los factores que deben realizar los cambios. La sociedad, y en particular los medios, las cámaras, las asociaciones civiles y profesionales el sector privado, deben promover una cultura de lucha en contra del crimen, en donde los “buenos” ahora sí ganan.

5.- Tolerancia + Negociación = Evitar confrontación Ante cualquier amenaza, atentado o situación de riesgo, lo más importante que debemos hacer es reflexionar antes de actuar para evitar una confrontación.  Debemos tener la calma para ser prudentes y combatir el riesgo. Tener la audacia de ubicar la situación para no exponerse, porque administrar el tiempo y mantener la tolerancia son la llave para mantener la integridad personal.  
Negociar requiere de conocimientos, habilidades y actitudes. Para lograr éxito en una negociación es necesario contar con una preparación previa. La negociación busca definir los objetivos y los obstáculos de la situación de riesgo; desarrollar una estrategia y  establecer los límites de la negociación, así como sus posibles variantes de acuerdo a las personas que se enfrentan.  
Aplicar las tácticas de negociación puede ser complicado en una situación de stress combinado con un entorno muy agitado. Por eso ante un entorno social de inseguridad personal se deben practicar o tener conocimiento de técnicas de negociación para poder responder con firmeza  ante una situación de riesgo. 

6.- Instinto: arma de la naturaleza Sentido común e instinto son dos baluartes en la vida del ser humano. La creación nos dotó de instintos para un propósito: la supervivencia. El instinto es la herramienta más importante que tenemos para la protección de nuestras vidas. Mientras que en el mundo animal, cuando el instinto de una criatura les avisa que están en peligro, estas reaccionan escondiéndose, corriendo, demostrando los dientes, etc. En fin, toman pasos concretos para defenderse del peligro. En cambio, los humanos somos los únicos animales que ignoramos los avisos de peligro que nos da el instinto para nuestra seguridad personal.  
Cuando ignoramos estas señales estamos en situación de peligro. El ser humano debe entonces estar alerta, conocer su entorno para aprender a percibir cuando algo no concuerda, cuando está fuera de contexto y nos pone en alerta. Aprender a hacerle caso a nuestro instinto no ayuda a tomar las precauciones para reducir las posibilidades de convertirnos en víctimas de un asalto, un secuestro o de un crimen.

7.- La sorpresa: ¿Hay arma más poderosa? La sorpresa es un breve estado emocional, resultado de un evento inesperado. En materia de seguridad personal las sorpresas en la calle suelen dar buenos resultados. Cuando alguien es víctima de un asalto debe actuar con serenidad, pero al mismo tiempo con decisión. Un delincuente siempre va a atemorizar, pero nunca esperara una reacción de respuesta. La sorpresa provoca el desconcierto y da a la víctima la posibilidad de evitar el ser asaltada, secuestrada o violada.  
Para que esta acción de resultado tiene que ser rápida, actuar con decisión, encontrar el instante que más ventaja ofrezca y golpear al agresor en sus partes más débiles o sensibles. Una actitud de sumisión siempre será entendida como una rendición o una aceptación del delito y el delincuente nunca se esperara una reacción en su contra.  
Recordemos que al adoptar una posición pasiva, el atacante desvaloriza la capacidad de respuesta ofensiva siendo el factor sorpresa una gran ayuda si se actúa con decisión.  

8.- La práctica no sólo hace al maestro, puede salvar vidas La mejor manera de aprender es hacerlo. La práctica es la habilidad o experiencia que se adquiere con la realización continuada de una actividad. En este curso de seguridad personal enseñaremos algunos modelos de defensa ante situaciones de peligro. Estos ejercicios no deben quedarse en el escritorio, es necesario practicarlos, tener la motivación para adquirir las  habilidades que nos permitan salir airosos de un evento de inseguridad.  
Dedicar tiempo a la práctica es la experiencia más intensa de aprendizaje, eso nos permite adquirir la habilidad para mejorar en las actividades que nos ayuden a salvar la vida. Dedicarle tiempo a la práctica es la mejor motivación para hacer algo que realmente puedas disfrutar. La práctica influye en nuestro aprendizaje, refuerza nuestro carácter y nos permite estar preparados  para enfrentar las situaciones que puedan amenazar nuestra seguridad personal. 

9.- Determinación de ser Resilientes La resiliencia es la cualidad de los cuerpos sólidos por la que son capaces de recuperar su forma y tamaño originales al dejar de experimentar la acción de la fuerza que los deformaba. En su aplicación social la resiliencia es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves. La resiliencia se sitúa en una corriente de psicología positiva y dinámica de fomento de la salud mental y parece una realidad confirmada por el testimonio de muchísimas personas que, aun habiendo vivido una situación traumática, han conseguido superarla y seguir desenvolviéndose y viviendo, incluso, en un nivel superior, como si el trauma vivido y asumido hubiera desarrollado en ellos recursos latentes e insospechados.  
El aumento de la violencia y la inseguridad que se vive en el país nos ubica ante la posibilidad de ser víctimas o de estar frente a cualquier amenaza, atentado o situación de riesgo. Como parte del aprendizaje para enfrentar esta situación, los ciudadanos debemos tener la determinación de aprender a vivir en un ambiente de inseguridad y, en particular, de estar preparados para superar cualquier eventualidad que atente contra nuestra seguridad personal y ser resilientes para conseguir el futuro que deseamos para nosotros, para nuestras familias y para nuestro país.  

10.- Siempre Alertas La seguridad personal significa  saber cómo evitar convertirse en víctima de un ataque individual o grupal. Toda persona necesita estar consciente de los lugares y las situaciones donde pueden producirse ataques a la seguridad personal, con el fin de evitarlos al estar siempre en alerta.
El estado de alerta puede definirse como la actitud mental que requiere una persona ante posibles riesgos y amenazas. De este modo estar alertas es un factor esencial no sólo para quienes están interesados en la seguridad personal, sino también para quienes se dedican a proteger a terceros.
Para algunas personas el estar alerta es una actitud que se da de manera instintiva e inconsciente, los estudios más recientes sobre inteligencia emocional lo vinculan al instinto de supervivencia animal presente en todo ser humano.  
El panorama de inseguridad en nuestro país nos obliga estar siempre alertas. Para ello necesitamos estar entrenados porque ello nos ayudará a ver y detectar con antelación una amenaza, de modo que podremos reconocer como tal una acción, gesto o actitud determinada antes de que se lleve a cabo; de lo contrario podría pasar inadvertida.